divalmadrid.com | El modo de ahorrar energía al plantear la reforma. Divalmadrid - Reforma Integral
El modo de ahorrar energía al plantear la reforma. Divalmadrid - Reforma Integral
El modo de ahorrar energía al plantear la reforma. Divalmadrid - Reforma Integral
15753
post-template-default,single,single-post,postid-15753,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive
 

El modo de ahorrar energía al plantear la reforma

5

29 Abr El modo de ahorrar energía al plantear la reforma

Aunque no te supondrá un ahorro ahora, invierte en buenos aislamientos para optimizar el gasto de energía en tu hogar. No olvides que un buen aislamiento es fundamental, pues por las cubiertas de los edificios y por sus ventanas es por donde se pierde la mayor parte del calor interior en invierno y, también, por donde se gana más calor en verano. El principal requisito que debe cumplir una superficie acristalada es garantizar un correcto grado de estanqueidad para proteger la casa de agentes externos como el frío, el calor, el ruido o la humedad, y así no incrementar el consumo energético.

Una buena solución es recurrir a cerramientos que incorporen doble acristalamiento –los sistemas Climalit, con cámara de gas inerte- y perfiles con rotura de puente térmico. Empresas como Technal y Kommerling instalan cerramientos en aluminio y PVC respectivamente, que aumentan el aislamiento respecto a una ventana simple, ahorrando así notablemente el consumo de calefacción y aire acondicionado. Sustituir los electrodomésticos viejos por electrodomésticos con una mejor calificación energética también te ayudará a ahorrar en las facturas.

No escatimes en las instalaciones. Es preferible gastar lo que sea necesario en esta parte de la obra, que probablemente no volveremos a tocar, a tener que, en unos años, volver a levantar el suelo porque la calefacción tiene fugas.

Sustituye las tuberías antiguas si éstas tienen más de 20 años, si hay fugas frecuentes de agua y se han hecho varias reparaciones, y si son las antiguas de hierro o plomo, ya que deben ser de cobre (suministro de agua caliente y fría) y de plásticos rígidos (desagües).

Controla la calefacción. ¿Gas o electricidad? El coste de la instalación de la calefacción eléctrica es mucho más barata que otro tipo de sistemas como los radiadores a gas, además de no requerir obra ni instalación de tuberías. Es limpia y segura, sin riesgos de fugas de ningún tipo, y no requiere apenas de mantenimiento. Sin embargo, la tarifa eléctrica resulta más costosa que el gas. Sea cual sea la energía que elijas, no olvides incluir en la instalación un termostato programado y válvulas termostáticas en cada radiador. Con ellos, programarás la hora de encendido y apagado, y la temperatura deseada de las habitaciones de forma independiente.

Si vas a tirar tabiques, poner más puntos de luz o cambiar electrodomésticos, el tendido eléctrico se verá afectado. Cambia la instalación eléctrica si es antigua, se producen cortes de luz, saltan los plomos o los diferenciales; o si vas a instalar nuevos aparatos y aumentar el consumo de energía.

Planificar la iluminación antes de iniciar la reforma es fundamental. La nueva instalación eléctrica se debe diseñar por sectores, y hay que tener en cuenta la superficie de la habitación, la ubicación de ventanas y puertas y determinar el uso que se le va a dar. Además, hay que calcular cuántos puntos de luz fijos, interruptores, reguladores y conmutadores son necesarios.

A la hora de escoger los revestimientos y pavimentos, ten en cuenta que no siempre lo más caro es sinónimo de calidad. Lo ideal es disponer de tiempo para buscar materiales en oferta o liquidación, y escoger acabados que no respondan a modas pasajeras, es decir, que sepas que no te van a cansar o aburrir de ellos a la primera de cambio. Sí merece la pena comprar pinturas de calidad, aunque su precio sea más elevado, que garanticen un cubrimiento total con una sola mano.

Valora la posibilidad de encargar parte del mobiliario a un carpintero, pues aunque no lo creas muchas veces es más económico recurrir a diseños a medida que comprar modelos exentos, especialmente cuando se trata del mobiliario de baño y de cocina.

– Texto recogido de: http://www.ennaranja.com/para-ahorradores/